miércoles, 20 de abril de 2016

“La casa del horizonte”

Aquella casa no es  casa,
a veces apena es mía,
solitarios  cuadros, solos,
en la pared fría, silenciosos.
 
La casa no mira al mar,
el mar mira hacia la casa,
en las ventanas…
llora el naufragio.
 
Por la otra orilla,
donde duermen los sueños,
la sonrisa perdida,
y los días en letargos.
 
Allá, a lo lejos,
se divisan palabras
de oscuras sombras
y dañinos  vientos.
 
El tiempo está atado,
-ya lo he dicho-
la muerte es una silla
el dolor un cansancio.
 
A veces, cuando se empaña
el cristal del horizonte,
un nuevo amanecer
brilla para limpiarlo.
 
Y, la silla es una esperanza
donde descansa el cansancio.

Código de registro: 1604217281352
 


 

 

Mis pensamientos y reflexiones.
 
Al dejar de pensarte la luz volvió a mi vida.
Lola Barea.

7 comentarios:

  1. Muy hermosas y nostálgicas tus palabras, pero que llegan a el alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Maravilhosa poesia,Lola!! Adorei e pude imaginar bem a casa...bjs, tudo de bom,chica

    ResponderEliminar
  3. Pero qué bonito lo has dicho, Lola.
    Siempre hay un nuevo horizonte, a pesar del espejismo que deja la tormenta.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ese horizonte abre una puerta a la esperanza, precioso Lola, me ha gustado mucho. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  5. Hola Lola!!

    Hay horizontes que vemos pero a veces no queremos ver, sin embargo, un día sin más, nos damos cuenta de que ahí están y entonces vamos a por él, para atraparlo y eso nos llena de ilusiones, me encanta tu poema, es hermosa.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. UN TEXTO MUY NOSTÁLGICO!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  7. Gracias queridos amigos y amigas.

    Abrazos.

    Lola.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar, leer y dejar tu huella.