jueves, 19 de marzo de 2015

“Volando hasta tu corazón”

 
El blog de Gaby propone una convocatoria de relatos http://misletrasinsomnes.blogspot.com.ar/
yo participo con “Volando hasta tu corazón” espero que os guste y lo disfrutéis. Gracias a todos.

 No estaba delirando, era un precioso pájaro posado en su ventana,  exactamente era  un canario, su color amarillo fluorescente, de alas blancas como la nieve. Luis, abrió la ventana para que el visitante entrara, si le apetecía, el pajarillo entró, fue repasando toda la parte alta del apartamento, desde la lámpara del salón a la repisa del baño.  Luis, dejó la ventana abierta, por si el intruso deseaba marchar después de repasar e interrumpir su privacidad, en realidad no quería que marchara, de cierta manera le gusto su compañía.  A la mañana siguiente el joven salió para comprar el pan, y comida especial para su acompañante de piso.

Pasaron unas semanas,  Luis tenía que viajar por asunto de trabajo, le preguntó al conserje si él conocía a alguien o algún lugar donde le cuidaran de su mascota. El conserje le recomendó a la vecina del noveno, ella tenía pájaros y quizás no le importara cuidárselo. El chico tocó en el timbre del noveno, y abrió una bellísima muchacha. Luis se presentó, le dijo a la chica que, venía de parte del conserje, explicándole el motivo de su visita. Celeste le extendió su mano, diciéndole que gustosamente le cuidaría de su pájaro, los pájaros eran su pasión.  Celeste bajó con Luis para recogerlo, cual sorpresa se llevó al ver al pájaro, era suyo, su pájaro, el que se le había escapado por la ventana hacia unas semanas. Luis, no sabía que decir, un poco enfadado por la situación, le había cogido cariño aquel pajarillo.

Luis le dijo a la chica.
-Entró  por mi ventana y se quedó voluntariamente, se la abría cada mañana, para que marchara cuando quisiera pero, el pájaro prefirió  quedarse en mi apartamento antes que irse al tuyo-
Celeste se sonreía mientras escuchaba al joven. Ella le dijo a Luis, que no se preocupara, compartirían a ese lindo pajarillo, lo tendrían por temporada, o podía subir a visitarlo cada vez que le apeteciera.
Pasaron los meses…, Luis  y  Celeste compartieron pájaro, apartamento y amor.

Lola Barea.
¡MUCHAS GRACIAS GABY!